La Salud de los Estados Unidos
La Salud de los Estados Unidos
La Salud de los Estados Unidos

Nutrition

El mural de Xavier Viramontes titulado “Avoid Junk Food” (Evite la comida chatarra) en San Francisco, c. 2000.

En 1829, Sylvester Graham creó una galleta de harina blanca y salvado de trigo (actualmente conocida como la Graham Cracker), que él creía que podía promover buena salud cuando se la combinaba con frutas y verduras frescas, baños fríos, restricción sexual y abstinencia de té, café y tabaco. La pobreza, sin embargo, era la causa más frecuente de la mala salud. En 1906, un estudio estimó que en los Estados Unidos había dos millones de niños desnutridos. A comienzos del siglo XX, médicos y científicos descubrieron que las causas de la pelagra , el escorbuto y el raquitismo eran deficiencias de niacina , vitamina C y D respectivamente. Con el apoyo de la American Medical Association y otras organizaciones médicas, los fabricantes comenzaron a enriquecer la harina, la leche y otros productos con vitaminas. Las dietas de los estadounidenses también mejoraron gracias a la refrigeración, el enlatado y los ferrocarriles que hicieron posible que la gente consumiera leche, frutas y verduras todo el año, mejorando así mucho su salud.

Más recientemente, el consumo excesivo de alimentos con alto contenido de calorías sin valor nutritivo, como las comidas rápidas, ha conducido al aumento de la obesidad y la diabetes. Durante las últimas cuatro décadas, el consumo estadounidense de comidas rápidas, alimentos procesados , carbohidratos y grasas ha aumentado astronómicamente. EI mural de Xavier Viramontes titulado “Avoid Junk Food” (Evite la comida chatarra) en San Francisco, alrededor de 2000. Durante este tiempo, el número de establecimientos de comida rápida aumentó de 30,000 a más de 160,000. De modo similar, la introducción de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa ha contribuido a incrementar el consumo de azúcar en un 19% desde 1970. La suburbanización , el mayor uso del automóvil y el incremento de las presiones de tiempo han conducido a las familias a comer más fuera de casa y hacer menos ejercicio.

Estas tendencias han dado lugar a una nueva forma de desnutrición: el 25% de todos los estadounidenses son obesos, el doble de la tasa de 1990. La obesidad entre afroamericanos es 51% más alta que entre blancos, entre hispanos es 21% más alta que entre blancos. Correlativamente con el aumento de la obesidad se da el incremento de la diabetes, que se ha duplicado desde 1990, afectando más de 23 millones de personas. Las respuestas a esta crisis incluyen el desarrollo de las ferias al aire libre y poner más frutas y verduras a disposición del público en los vecindarios pobres.

El mural de Xavier Viramontes titulado “Avoid Junk Food” (Evite la comida chatarra) en San Francisco, c. 2000..
Cynthia Witter, nutricionista del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York, explica la relación entre la buena alimentación y la buena salud, en la feria de salud celebrada en Soundview Houses (últimamente rebautizada las Casas Sonia Sotomayor) en el Bronx, 1968.
La Dra. Elena Ríos es la Presidente y CEO de la National Hispanic Medical Association que representa a médicos hispanos de los Estados Unidos. Ella forma parte de la junta directiva de la Campaña contra la Obesidad.