La Salud de los Estados Unidos
La Salud de los Estados Unidos
La Salud de los Estados Unidos

Año de los Niños

La Dirección para la Infancia de los Estados Unidos y la Comisión de Mujeres del Consejo de la Defensa Nacional publican un afiche que fomenta la importancia de la salud infantil, 1918.

Durante la mayor parte de la historia de los Estados Unidos, los padres temían que sus hijos pudieran morir - y hasta tiempos relativamente recientes esos temores estaban justificados. Hasta la década de 1900, uno de cada seis bebés moría antes de cumplir su primer año de edad. La tasa de mortalidad era aún más alta para los niños pobres. Muchos de ellos morían debido a desnutrición, falta de acceso a agua potable y condiciones de vida de nacinamiento. Como resultado de estas condiciones eran vulnerables a la tuberculosis, el cólera y la difteria, así como las paperas, el sarampión y la influenza. Además, el trabajo infantil en fábricas y minas amenazaba la salud y la seguridad de los niños.

La mala salud de los hombres que ingresaban al ejército durante la Segunda Guerra Mundial convenció al Congreso en 1946 para establecer el Programa de Almuerzo Escolar, que posteriormente incluyó también desayunos. En 1972, el Congreso creó el Programa para la Protección de Mujeres, Bebés y Niños destinado a proporcionar alimentos, educación sobre nutrición, alentar la lactancia materna y ayudar a las mujeres a tener acceso a cuidado prenatal y seguro médico. La introducción de Medicaid en 1965 y de los Programas de Seguro Médico Infantil (CHIP) a partir de la década de 1990 incrementó considerablemente el acceso al cuidado de la salud de los niños.

EI alcalde Fiorello H. La Guardia visita una sala de bebés en Jamaica, NY, alrededor de 1940.

La exposición a toxinas como el plomo en la pintura, que es causa de discapacidades de aprendizaje y daño cerebral, sigue amenazando la salud de los niños. A pesar de que la industria de la pintura conocía los peligros del plomo desde la década de 1920, el gobierno federal no lo prohibió hasta 1978. Aún ahora, la pintura con plomo en edificios antiguos mal mantenidos envenena a los niños, especialmente los afroamericanos, cuyo índice de enfermedad es el doble del índice de la población general.

A fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, los trabajadores de los centros de apoyo comunitario, las enfermeras que visitaban a los pobres en sus hogares, los funcionarios de departamentos de salud locales y los maestros de escuelas públicas recalcaron la importancia de la higiene, contribuyendo así a salvar las vidas de muchos niños. Las vacunas casi eliminaron las enfermedades como la viruela , la poliomielitis, el sarampión y la difteria a fines del siglo XX.

lnstantánea de la película documental, “Penny a Day,” acerca del programa de leche escolar de la ciudad de Nueva York, 1941.
Centro de Salud “Enfermera de los pobres,”1964.