CUNY Home
 

Workers

Antes del siglo 19, la agricultura dominaba la economía de los Estados Unidos. Los trabajadores constituían una pequeña parte de la fuerza laboral, la mayor parte artesanos trabajando en menaje. Con la me­canización e industrialización de la producción en los 1830 y 40, los trabajadores dejaron la casa del empleador y se volvieron obreros a sueldo.


WorkersLos estibadores "se ponen en forma" para un día de trabajo, pintura James Grosso, 1955.
Los obreros industriales no tenían control sobre el lugar de trabajo y a menudo trabajaban 12 horas o más al día. La economía laissez-faire significaba que el mercado controlaba las condiciones de trabajo y los sueldos, un sistema que contribuyó a más de 3,000 muertes en las minas de carbón en 1907. El ultraje que causaban estas condiciones llevaron a las reformas de la era progresiva para regular las condiciones en el recinto laboral, mientras que los obreros luchaban por organizar sindicatos para luchar por mejores sueldos, seguridad y condiciones de trabajo.

Aun así, los problemas de salud y seguridad persisten. Aunque las muertes en los accidentes de minas de carbón han decaído por cifras dobles en el siglo 21, el reciente desastre y muertes en la mina Upper Big Branch y la falsificación de los expedientes de seguridad muestran que los peligros todavía existen.

El tren de ensamblaje popularizado en las fábricas de autos Ford eran deshumanizantes. En los 1930 y 40, los obreros de Ford y otras corpo­raciones organizaron exitosamente los Obreros de Autos Unidos. Los sueldos, beneficios y seguridad aumentaron considerablemente, pero el sindicato no eliminó el efecto entumecedor del tren de ensamblaje. Phil Staller, un soldador de Ford, le dijo a Studs Terkel en “Trabajando” que él “no entendía como más obreros no se arrebataban. Porque uno no es más que una máquina cuando opera este tipo de cosa”. Como miembro de Obreros de Autos Unidos en los 1970 ganaba “muy buen dinero”, pero su trabajo le creaba mucho estrés y le daba muy poca alegría.

Uno de los sectores de mayor crecimiento en la economía de hoy es la venta al por menor, pero ofrece bajos sueldos y pocos beneficios. La crítica social Barbara Ehrenreich en su libro “Nickel and Dimed” describe el estrés de su trabajo en Wal-Mart, doblando y colgando ropas que se probaban los clientes en el departamento de señoras. Con un salario de sólo $7 la hora, encontraba su trabajo frustrante y desmoralizante, y renunció cuando su sueldo era demasiado bajo para poder pagar el alquiler en un motel dilapidado. Mientras que la economía de los EE.UU. crea enormes cantidades de riquezas, muy a menudo los beneficios no son para los que hacen el trabajo.

WorkersLa mujeres marchan en el Desfile del Primero de Mayo, Nueva York, 1910. WorkersSoldadoras camino al trabajo en los Astilleros Todd de Brooklyn, c. 1943.