CUNY Home
 

Underground Economy

Con la creciente vigencia de la prohibición del alcohol a fines del siglo 19, un farmacéutico de Atlanta creó una alternativa: una me­dicina patentada llamada Coca-Cola que combinaba hojas de cola y cocaína (una droga legal corriente que a veces se mezclaba con vino). Sólo cuando la cocaína se volvió ilegal a principios del siglo 20 la compañía suprimió la cocaína de la bebida que pronto ganaría en popularidad.

Underground EconomyActor de la calle, Venice, CA, 2004 A lo largo de su historia, los Estados Unidos han tratado de controlar el comportamiento social y a menudo han fracasado. Por ejemplo, el gobierno federal y los estados han criminalizado la prostitución, la pornografía y el juego, y drogas como el alcohol, la marihuana, la heroína y la cocaína. La prohibición del alcohol de 1920 a 1933 no impidió que la gente bebiera. Al contrario, trajo como resultado el crimen organizado y la violencia y creó fortunas para contrabandistas como Al Capone.

Después que terminó la prohibición, la marihuana, la “Cosecha del Diablo”, se convirtió en la droga temida y tanto el Congreso como los estados la prohibieron. Aun así, el uso de la marihuana aumentó enormemente en los 60 con el crecimiento de la contracultura. La “Guerra Contra las Drogas” del Presi­dente Nixon en 1971 señaló un nuevo giro en la política contra las drogas. Mientras que el esfuerzo para detener la venta de drogas ilegales ha sido un fracaso, esta “guerra” ha llevado al encarcelamiento en masa de gentes involucrada en el negocio de drogas y a una industria de prisiones para encarcelarlos. La crisis económica ha dificultado el encarcelamiento de tantas personas y California bajo una orden judicial de la Corte Suprema de los EE.UU. tendrá que liberar a miles de reos debido al hacinamiento.

Los llamados para la legalización de la marihuana han aumen­tado por la futilidad de su prohibición y por su potencial como po­sible fuente de ingresos para el gobierno. En 2011, los represent­antes Barney Frank y Ron Paul patrocinaron leyes para terminar la prohibición federal de la marihuana. Como con el tabaco y el alcohol, los estados entonces podrían legalizar, regular y tasar la marihuana. Los estados y localidades también podrían ahorrar dinero en la implementación de la ley y en las prisiones. Según un informe del profesor Edgar Feige de la Universidad de Wis­consin-Madison, el ingreso no reportado de todas las categorías en los Estados Unidos es entre $2- 2.25 miles de millones, una parte importante de la producción local en bruto.

Underground EconomyProstituta en el Moonlight Bunny Ranch, Carson City, NV, 2011