CUNY Home

Universidades Históricamente de Negros

Superestrella de la Educación Superior

Medgar Evers, egresado de la Universidad del estado de Alcorn y secretario de campo de la NAACP. Los supremacistas blancos lo asesinaron en 1963.

Thurgood Marshall, a la izquierda, con su cliente Donald Gaines Murray, a quien le negaron entrada a la escuela de derecho de la Universidad de Maryland, y otro abogado, posiblemente el profesor de derecho de la Universidad Howard Charles H. Hutson, durante el proceso en la corte, Maryland, hacia 1935.

Cuando la libertad les llegó a los afroamericanos después de la Guerra Civil, los libertos querían educación. Al principio, la Oficina de Libertos y la Asociación Americana de Misioneros comenzaron instituciones como el Instituto Hampton y la Universidad Morehouse. Antes de 1890 sólo una universidad de afroamericanos, Alcorn State en Mississippi, recibió fondos federales del Acta Morrill de 1862.

La Segunda Acta Morrill de 1890 aumentó el acceso de los afro - americanos, pero a gran costo: la conservación de universidades segregadas de concesión de tierras en 17 estados sureños y limítrofes. Como otras instituciones segregadas, éstas recibían tratamiento de segunda clase en comparación con las universidades de concesión de tierras para blancos.

Las universidades públicas históricamente afroamericanas demostraron un notable historial de innovaciones en áreas como la nutrición, la agricultura y la cría de animales, e hicieron importantes contribuciones a la formación de maestros. Los antiguos alumnos constituyeron la mayor parte de los maestros y administradores que educaron a las siguientes generaciones de niños afroamericanos, a menudo en sistemas escolares segregados.

Loa antiguos alumnos también influyeron sobre el futuro de la enseñanza superior en su búsqueda de credenciales académicas avanzadas. Los estados originalmente crearon programas de postgrado segregados o concedían becas para que los estudiantes afroamericanos estudiaran en el norte. Las demandas de entrenamiento de postgrado de parte de los afroamericanos fueron la base de los casos de la Corte Suprema de los 1930 y 40 para desegregar las escuelas profesionales y de postgrado, que sentaron las bases para Brown contra el Consejo de Educación.

Médico y estudiante de la A&M de la Florida midiendo metionina en 200 variedades de maní usando un analizador de aminoácidos, hacia 1990.

Después de que todas las universidades estatales se hubieron desegregado en los 1960, las instituciones públicas históricamente afroamericanas temieron que las universidades importantes recién accesibles atrajeran a los afroamericanos graduados de secundaria que constituían su público habitual. “De hecho”, de acuerdo con el historiador de pedagogía John Thelin, “a lo largo de los últimos veinte años las universidades históricamente de negros han mantenido un récord relativamente fuerte en la retención y graduación de estudiantes afroamericanos. Lo más notable de este récord de éxitos en el último siglo y medio es que las universidades han hecho un buen papel a pesar del continuado racismo institucionalizado y la falta crítica de fondos”.

Estudiante de la Universidad A& M de Prairie View, Texas, en el Centro de Investigación Agrícola Cooperativo, hacia 2005.

Estudiantes de la Universidad Normal, A&M de Carolina del Sur (hoy Universidad Estatal de Carolina del Sur), Orangeburg, con una nueva planta de energía en el Pabellón Industrial, 1916.

Estudiante de la Universidad A& M de Prairie View, Texas, en el Centro de Investigación Agrícola Cooperativo, hacia 2005.

Clase egresada de la Escuela Normal e Industrial del Estado de la Florida (luego Universidad Agrícola y Mecánica de la Florida), Tallahasee, Florida, 1904.