CUNY Home

Las Ciencias: Construyendo una Nación Más Fuerte

SUPER ESTRELLA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Rosalyn Yalow, egresada de Hunter College y galardonada con el Premio Nobel de fisiología o medicina, 1977.

La Unión Soviética lanza el satélite Sputnik al espacio en 1957.

Las exploraciones de principios del siglo 19 en botánica y zoología introdujeron la investigación de campo dentro del curso académico. A fines del siglo 19 los telescopios, observatorios y laboratorios se volvieron las señales tangibles del papel cada vez más importante de los estudios científicos en el recinto universitario. La creciente popularidad del B.S. evidenciaba la decadencia del plan de estudios clásico basado en el estudio de las letras a favor de campos como la física, la química y la biología.

Professor Stephen M. Babcock, University of Wisconsin, Madison, created a test in 1890 to measure the level of butterfat in milk, thereby revolutionizing the dairy industry.

Las ciencias agrícolas y la ingeniería eran fundamentales para la misión de las universidades de cesiones de tierras, que han entrenado a muchos en esos campos. Algunos de los mayores adelantos que se desarrollaron en las instituciones de cesiones de tierras incluyen: el científico Stephen Babcock de la Universidad de Wisconsin que ayudó a crear la industria láctea de Wisconsin al desarrollar una prueba en 1890 para medir el contenido de crema en la leche; el trabajo de Orville Vogel en la Universidad del Estado de Washington aumentó las cosechas de granos después de la Segunda Guerra Mundial, reduciendo el hambre en el mundo subdesarrollado en los 1960.

El Proyecto de Manhattan juntó algunas de las mayores mentes científicas, incluyendo a los profesores de UC Berkeley Robert Oppenheimer y Ernest Lawrence, para desarrollar la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Su éxito mostró como el dinero del gobierno para la investigación podría aprovechar el capital intelectual de la academia, lo cual ocurrió en gran escala después de la Segunda Guerra Mundial.

Estimulado por el informe de Vannevar Bush de 1945, La ciencia: frontera sin fin, y la creación de la Fundación Nacional de Ciencias en 1950, aumenta el apoyo federal continuo para la investigación científica a nivel universitario durante la Guerra Fría.

El lanzamiento del satélite Sputnik por la Unión Soviética en 1957 reta la superioridad científica y tecnológica de los EE.UU. Como respuesta, el Congreso pasa el Acta Nacional de Defensa y Educación de 1958 que facilita préstamos estudiantiles y becas de investigación de postgrado para instruir a nuevos maestros y profesores en ciencias, matemáticas e ingeniería.

Los fondos federales de investigación y desarrollo aumentaron por más de 500% de $2,700 millones a más de $15,000 millones de 1955 a 1965. Las universidades estadounidenses se beneficiaron enormemente, a medida que se atenían más estrechamente a lo que el Presidente Eisenhower llamaba “el complejo militarindustrial”. En California la industria de la defensa y los fondos federales representaron el 50% del crecimiento económico entre 1955 y 1965, con mucho de ese dinero invertido en la enseñanza superior estatal. La inversión federal en la investigación y entrenamiento científicos en las universidades estadounidenses sentaron las bases para el crecimiento económico de los Estados Unidos después de la Segunda

Estudiante de biología en la Universidad Comunitaria de El Paso, Texas, crea una doble hélice de ADN hacia 2005.

Hong Wen, ahora egresada del programa de microelectrónicafotónica de la Universidad de Arkansas, aparece como estudiante doctoral transfiriendo una muestra de nanomateriales de una máquina de rayos moleculares a un microscopio hacia 2005.

Entrenamiento automotriz en la Universidad Cedar Valley, parte del Distrito de Universidades Comunitarias del Condado de Dallas, Texas, hacia el 2000.

Personal del Proyecto Cohete Tortuga (Terrapin) de la Universidad de Maryland.